Mirada y gesto
Mirada y gesto
La semana pasada tuvo su inicio el curso organizado por l+s Amig+s del ReinaEl auge de la fotografía”. Estrella de Diego, directora del ciclo, planteó una conferencia inaugural llena de referencias y de argumentos que invitan a una profunda reflexión sobre el acto de mirar y de fotografiar.

El nacimiento de la fotografía en 1839 renovaba la clásica dialéctica entre arte y técnica. ¿Es la fotografía el resultado de un ingenio técnico o tiene categoría de arte? ¿La categoría es algo inherente al soporte, al dominio técnico o al contexto en que se comunica? ¿Tiene sentido hoy en día hacer esta distinción categórica?

Más que respuestas, De Diego planteaba preguntas y reflexiones en torno a la importancia del gesto, de la maestría técnica, y sobretodo del contexto y el papel del que mira. Es decir, de cada uno de nosotros. La mirada no es neutra y siempre parte de un punto de vista, tanto el de quien fotografía como el de quien mira la imagen. Y este punto de vista puede verse influido por el contexto cultural, por las experiencias personales y por el entorno de distribución de la imagen, bien sea una postal, una revista, un libro o una sala de exposiciones.

El Museo Reina Sofía da gran relevancia a la fotografía y la integra sin fisuras con otros lenguajes tanto en sus colecciones como en el programa de exposiciones temporales. Recuperamos hoy algunos materiales en torno a esta noción de la mirada y del gesto en relación con el lenguaje fotográfico y el papel del artista.





“Yo siempre he dicho que he fotografiado con ojos de mujer. Y esos ojos me han hecho aceptar la reflexión, la sensibilidad en vez del choque o la fuerza”. Con estas palabras la fotógrafa Pilar Aymerich abre la entrevista publicada en el contexto del proyecto Fuera del canon. Las artistas pop en la Colección.




Tras más de 50 años de carrera artística, Esther Ferrer ha desbordando los límites del lenguaje y del tiempo, situando al cuerpo en un lugar central, desde donde lo transforma a la vez en sujeto y objeto. El uso de la fotografía ha jugado un papel importante como elemento documental de su trabajo, pero también como obra en sí, como en su serie “Autorretrato en el tiempo”. En la web del museo está disponible el catálogo gratuito en su versión digital de su pasada exposición en el Palacio Velázquez (2017).


Otras miradas, desde otros contextos, nos colocan en otro lugar y nos enfrentan a otras realidades. La exposición que puede verse en Casa Árabe, “Desplazamientos. Diásporas de Yemen”, con trabajos de las fotógrafas de origen yemení Shaima Al-Tamimi y Thana Faroq, propone que nos adentremos en los desplazamientos personales y familiares de los movimientos de población ligados a los conflictos que han marcado la historia reciente de Yemen.


Como cierre, nos parece interesante el interrogante sobre la propia consideración del fotógrafo de la que da cuenta esta entrevista de Lynne Cooke a Zoe Leonard con motivo de su exposición en el Museo Reina Sofía en 2008. Zoe Leonard es fotógrafa pero también trabaja con objetos tridimensionales entre la escultura, la instalación y el arte conceptual. Ante la pregunta “¿Aún así, te consideras fotógrafa?” Leonard responde “Yo diría que soy artista y que mi práctica tiene un foco principal en la fotografía”.




En las próximas sesiones del curso contaremos con la participación de Alicia Fuentes y Horacio Fernández y seguiremos desgranando las complejidades de los usos y la consideración del lenguaje fotográfico.

Mientras tanto, os invitamos a que visitéis el Museo. Tanto las exposiciones temporales como la Colección permanente ofrecen muchos espacios físicos y simbólicos para la reflexión y curación emocional. Nada baladí en estos días.